TALLERES DE CONSTELACIONES

Las CONSTELACIONES FAMILIARES son una herramienta terapéutica de las terapias breves, sistémicas, con orientación fenomenológica. Esta Terapia se diferencia de otras por su extrema rapidez. En una Constelación (que dura alrededor de 1 hora) se logran comprensiones muy claras acerca de las dinámicas e implicaciones que mantienen los problemas y a menudo, se desarrollan importantes movimientos de solución

El método fue creado y sistematizado por BERT HELLINGER, filósofo, teólogo y misionero en África durante más de 15 años. Más tarde se hizo psicoanalista y a través de la Dinámica de Grupo, la Terapia Primaria, el Análisis Transaccional y diversos métodos de Hipnoterapia llegó a desarrollar su propia terapia sistémica y familiar. Las Constelaciones Familiares enfocado directamente hacia la solución, le valió el reconocimiento como uno de los terapeutas claves del mundo psicoterapéutico actual.

En su esencia, las constelaciones permiten en primer lugar que la persona pueda ver en una forma vivencial y no a través del lenguaje, las circunstancias que se encuentran en la base de sus dificultades y a través de este ver, es posible vislumbrar acciones sanadoras que ayudan a resolver el conflicto.

Las constelaciones se basan en la teoría de sistemas. Y dentro de ella en el reconocimiento de que los grupos humanos se rigen por leyes y patrones innatos.
Este conjunto de leyes naturales, familiares, sociales y espirituales es lo que Bert Hellinger llama los órdenes del amor. La trasgresión de los órdenes del amor en las interacciones humanas será el origen de los conflictos y las discordancias internas que pueden llegar a manifestarse como patologías individuales, familiares, grupales o sociales.

Cada ser humano trae en sí mismo toda la información de las vidas de las que procede tanto a nivel psíquico como a nivel físico. Es aquello que llamamos herencia y se encuentra impreso en lo más profundo de nuestro ser, en nuestros genes y en el inconsciente colectivo de nuestra familia y tiene la capacidad de ser transmitida de generación en generación.

Somos parte del campo morfogenético de nuestra especie y particularmente del campo morfogenético de nuestra familia. Allí se alberga toda la información de nuestra historia familiar la conozcamos o no. Esta historia está impresa en nuestras células. Este orden se traducirá en cualidades, pero también heredamos los conflictos no resueltos que se hayan podido generar en el seno de nuestras familias.
Aunque estemos a mil kilómetros, aunque no conozcamos a nuestros padres biológicos, aunque no nos guste, somos el fruto de nuestra familia. Estamos hechos con las células de todo nuestro sistema familiar. A veces tenemos la idea de que somos independientes y libres y de que somos capaces de decidir independientemente sobre nuestro destino. A través de este trabajo de las Constelaciones Familiares podemos ver cómo estamos intrincados en la vida de los demás, y de todo el mundo. Porque lo que ya no está, sólo está aparentemente pasado: pues vive dentro de nosotros.

En las constelaciones se busca identificar los conflictos y los puntos nudales del sistema, ya sea familiar, laboral o social, que están dificultando el flujo de la vida. Y a partir de allí, en la medida que el mismo sistema lo permita, se restaura el orden perdido, desatando estos nudos y permitiendo un nuevo fluir en la vida.

Este trabajo pretende que cada individuo esté en consonancia con su destino y ocupe el lugar que le corresponde en los grupos con los cuales interactúa para que pueda desarrollar su proyecto de vida de una manera más armónica y sostenible.

 Otra de las grandes virtudes de las constelaciones familiares es que, al restablecer el orden, estamos ayudando a las generaciones futuras a vivir con menos cargas.

CARME TUSET PADRÓ

secretaria@carmetuset.com 

+34.625.16.82.65 (también Whatsapp)